Connie Dover en el Kearney Irish Festival 2008

Connie Dover  es sin lugar a dudas una de las voces femeninas que más me ha impresionado. La descubrí al escuchar en uno de los programas de Diálogos su interpretación de Cantus, una pieza extraordinaria que combina un villancico latino  del siglo XIV con poesía ancestral irlandesa y que se incluía en su primer álbum en solitario Somebody. En su segundo álbum, The Wishing Well, encontrábamos un tema análogo y otro de sus clásicos, Ubi Caritas, en el que Dover pone melodía a un canto gregoriano del siglo IX.

Connie Dover fue una enamorada de la música tradicional de origen celta desde muy joven. En 1982 se unió a la banda celta Scartag en la ciudad donde creció –Kansas City– y les  prestó su voz hasta su disolución en 1994, fecha de publicación de sus segundo álbum en solitario. Sus cuatro principales álbumes fueron  producidos por el inconmensurable Phil Cunningham y grabados en su estudio de Escocia.

Connie no sólo interpreta canciones tradicionales, sino que adapta y compone de una manera muy versátil. Y no sólo se conforma con el gaélico o el latín, sino que incluso se atreve  en La Fontaine –de su álbum  If Ever I Return— a componer una hermosa melodía para una canción francesa de 1704 que canta en ese idioma.

Los estadounidenses deberían considerarla un auténtico tesoro nacional. Su álbum The Border of Heaven reúne canciones del folclore de los primeros estados norteamericanos y su conexión con las Islas Británicas. Connie adapta esta vez un estribillo de una canción folclórica de Alabama,  creando una composición propia que sin embargo suena tradicional en cada nota. Se trata de I am going to the West, que podemos escuchar en esta maravillosa interpretación en la National Cowboy Poetry Gathering de 2009.

 

 

Su última publicación data del mismo año 2009 y se trata de una recopilación de villancicos tradicionales, muy apropiada para las fechas que se aproximan.

La actuación que vamos a ver hoy tuvo lugar en el Kearney Irish Festival en 2008. Se trata de un regalo casi caído del cielo que, con un acompañamiento musical minimalista, nos permitirá disfrutar de la voz de Connie Dover en todo su esplendor.

 

 

Para elaborar esta entrada he utilizada la que creo que es una referencia imprescindible sobre la obra de Connie Dover.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s